Barineses repudian que aumento salarial siga “pulverizado” por crisis inflacionaria

04/01/2018 | 5:29 PM

(Richard Mendoza). –Sin ningún signo de regocijo, pero si con diversas quejas,los barineses ven el nuevo incremento salarial de 40% decretado el pasado 31 de diciembre de 2017, como una forma inequívoca del mandatario nacional Nicolás Maduro, en su intento de enfrentar el abismal colapso inflacionario que presenta el país y que tiene asfixiada la capacidad de compra de los venezolanos.

En forma simultánea, los consultados por el equipo reporteril de La Prensa, aseveraron que este nuevo aumento ya fue “devorado”, al igual que los anteriores, por la actual situación inflacionaria y la crisis económica que afecta a todos los estratos sociales.

 Es de destacar que el salario base pasó de 177.507 bolívares a 248.510 bolívares. El bono de alimentación tuvo un incremento de 30 unidades tributarias (U.T) y ahora se calculará con base en 61 U.T, por lo que pasa de 279.000 bolívares a 549.000 bolívares, lo que suma un total de Bs 797.510 para el salario mínimo integral.

 Escasez y especulación

María Bustamante, tras quejarse de la escasez alimentaria y la “distorsión” en los precios de los productos básicos, lamenta que se hayan decretado más de cinco aumentos salariales desde el pasado 2017 y actualmente una persona no pueda garantizar en su hogar dos kilos de arroz, uno de carne y un cartón de huevos.

 “Ya no se puede comer. No hay efectivo y con este nuevo incremento solo se agrava aún más las condiciones económicas de las familias. Si tienes tarjeta de débito o de crédito también es un caos en el banco y en los puntos de venta de los comercios”, dijo Bustamante y, a su vez, denuncia la odisea que padecen las comunidades por la demora con la venta de cajas y bolsas Clap. “En diciembre solo entregaron juguetes a los niños, pero la realidad es que muchos no disfrutaron de la cena navideña y se levantaron el primero de enero sin nada en el estómago”, enfatizó.

 René Garrido, consultado, manifestó que el factor que sigue imponiéndose en la posibilidad de compra de los consumidores es la “falta de control y estabilización de precios” en los productos de primera necesidad.

“Ya un kilo de carne se acerca a los 250 mil bolívares. Un litro de aceite lo despachan en Bs 100 mil. Asimismo, pasa con el arroz, la pasta, harina, pollo y pare de contar. Con estas políticas desacertadas vamos retrocediendo sin duda alguna”, agrega.

 Sin expectativas

 Mientras que Richard Rondón, manifestó por su parte que la difícil situación económica del país no se resuelve con aumentos reiterativos. “Sino se cambian los mecanismos económicos o gubernamentales, continuaremos sumergidos en la pobreza y escasez general por los siguientes meses”, sostuvo.

 Con una frase nada alentadora, José Cadenas, expresa “si te vistes no comes y viceversa”, tras considerar que los aumentos salariales en los últimos meses solo han servido como un indicador inflacionario “y esto lo podemos constatar en los precios que muestran los insumos y artículos de comida”.

 Humberto Carvallo, comenta con melancolía que muchas familias no pudieron disfrutar las pasadas navidades como consecuencia de la escalada de precios que siguen registrando los alimentos, calzados y ropa. “Ni siquiera una media pude estrenar en la temporada navideña y lamentablemente con este nuevo aumento lo que vamos a ver es más inflación.

 Entretanto, Daniel Rodríguez, lamenta que, con los casi 800 mil bolívares como salario general, “no se pueda asegurar un mercado para la familia. Es simple: si compras dos kilos de pasta, uno de pollo, otro de carne de res y tal vez uno de arroz, de seguro te quedarán como 50 mil bolívares que no te alcanzan ni para cubrir el pasaje urbano durante la semana”.

 Foto: María Bustamante, presagia que con el nuevo incremento de sueldo las familias tampoco podrán comer adecuadamente. (Foto. Alfonso Alvarez) 

 

 



clocks for websitecontadores web